¿Qué crédito es para mí?

Antes de contratar un crédito hipotecario es muy importante que compares diferentes alternativas y evalúes cual es el mejor crédito de acuerdo con tus necesidades.

Además, debes saber que los créditos hipotecarios no son únicamente para comprar una casa o departamento, hay opciones que te permiten usar el dinero para adquirir un terreno, construir, remodelar, obtener liquidez, e incluso, mejorar las condiciones de la hipoteca que tienes actualmente.

En la mayoría de las instituciones financieras existes plazos que van desde 1 ó 2 años, hasta los 20; entre mayor es el plazo menor será el pago mensual.

No obstante, si te pregunta es: ¿Qué plazo me conviene más? Nuestra recomendación es tomar el crédito a un plazo de 15 años, si tus ingresos y egresos mensuales te lo permiten puedes optar por un plazo menor, pero si lo que quieres es poder acceder a un mayor monto de crédito la opción puede ser un plazo más largo, como 20 años, teniendo siempre la ventaja de poder hacer pagos anticipados y terminar el crédito en menos años.

Si eres de las personas que no les gusta tener deudas a largo plazo, recuerda que los bancos fijan el plazo máximo para pagar el crédito, sin embargo, puedes liquidarlo anticipadamente sin tener ninguna penalización. Todos los pagos anticipados que se hagan te ayudan a reducir la deuda y por lo tanto el pago de intereses.

Otro punto que debes evaluar para saber que crédito escoger es el pago mensual. Existen productos que te permiten comenzar con una mensualidad más baja y cada año van teniendo un incremento, estos ajustes están garantizados y por lo tanto conoces tu mensualidad desde el año 1 hasta el 20. También están los productos cuyos pagos mensuales son exactamente iguales durante toda la vida del crédito. La diferencia entre uno y otro es que el pago mensual bajo te permite acceder hasta a un 20% más de crédito que el pago mensual fijo.

Es muy importante que no destines más del 40% de tu ingreso mensual al pago de un crédito hipotecario y que la suma de todos los créditos que tengas contratados o pienses contratar no rebasen el 50% de tus ingresos.

También es importante que evalúes la posibilidad de sumar ingresos con tu cónyuge o con algún otro familiar si la adquisición la van a realizar en conjunto. Puedes sumar ingresos con tus padres, hermanos o hijos, en algunos bancos también es posible sumar ingresos con cualquier persona independientemente de si hay o no relación familiar.

Cabe destacar que, si cotizas en infonavit o fovissste la opción también puede ser tomar un crédito cofinanciado, es decir, una parte del crédito la otorga un banco y la otra parte el infonavit o fovissste, esto te puede permitir acceder a una vivienda de mayor precio.

 

 

Posted in Uncategorized.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *